Mitos cortos de Carlomagno

By | 6 July, 2016

Mitos cortos de Carlomagno

Carlomagno fue un monarca de Europa, conocido por ser el “emperador de occidente”. Hoy día no hablaremos sobre sus hazañas, sino más bien acerca de uno de los mitos cortos que están vinculados a su persona.

Nos referimos a la espada Durandal, misma que fue entregada de propias manos del rey a su sobrino Roldán, quien obtuvo el rango de caballero del reino cuando apenas era un muchacho de 17 años.

Se cuenta que Roldán no se separó de ella hasta el momento de su muerte. Inclusive, hay cantares en donde se dice que el muchacho al ver que probablemente Durandal caería en manos enemigas, debido a que el ejército de Carlomagno caería derrotado, prefirió romperla golpeándola fuertemente contra una roca.

También se señala en una de las crónicas que el muchacho antes de morir la arrojó al mar, con el mismo propósito. Es decir, el de impedir que tal reliquia fuera a parar a manos de personas que no la merecían.

En una leyenda española, se dice que un guerrero de aquella región despojó a Roldán de la espada y la conservó con él hasta que con el tiempo fue recuperada por el rey Carlomagno.

Entre las muchas reliquias que se supone tenía Durandal tanto en su interior como en su exterior, podemos mencionar las siguientes: La empuñadura era completamente de oro y ese material provenía de la tierra en donde nació Cristo. Por tal razón, se le consideraba como una reliquia sagrada.

Hablando de esto, se dice que también tenía incrustado uno de los dientes de San Pedro y hasta gotas de la sangre de San Basilio.

Por último, nos gustaría mencionar que de acuerdo a la mitología, se sabe que la espada de Durandal le fue entregada al gran Carlomagno por un arcángel que bajó del cielo, con el único propósito de entregarle esa pieza, para que la protegiese.