Leyenda corta de La torre de Babel

By | 6 July, 2016

Leyenda corta de La torre de Babel

La torre de Babel es una de las miles de leyendas cortas que se desprenden del antiguo testamento. Se dice que dicha construcción se componía de siete pisos y al menos de 90 m de altura, algo verdaderamente descomunal para la época en la que supuestamente se edificó.

Su historia es tan fascinante que ha sido pasada de generación en generación, hasta nuestros días. Desde luego, cada cultura que la ha rescatado, le agrega o suprime ciertos elementos, ya que recordemos que estas crónicas guardan elementos propios de cada región, pero sin que estos desvirtúen el relato original.

Lo que no todos saben es que efectivamente en la ciudad que era conocida como Babilonia, existió un edificio de dimensiones similares a la que se mencionaba en la leyenda. De hecho, hay quienes afirman que sufrió un proceso de reconstrucción aproximadamente en el año 600 a. C.

La idea fundamental de los que construyeron la torre de Babel, era demostrar que el ser humano era capaz de tocar el cielo con algo que hubiese hecho con sus propias manos.

De igual forma, se señala que Marduk (la deidad que era respetada y obedecida por los babilonios) les había encomendado la tarea de hacer una torre que comenzara literalmente en “las raíces de la tierra” y se alzará por encima de todas las cosas hasta tocar el firmamento.

De modo tal, que este edificio sirviera como un punto de interconexión entre ambos mundos.

En una de las descripciones que datan del periodo en el que Nabucodonosor estaba en esta ciudad, se puede leer claramente que la cima de la torre de Babel estaba hecha de tabiques especiales. Es decir, se supone que esos ladrillos fueron teñidos con una sustancia especial para que fueran idénticos al tono azul del cielo y que así lograra confundirse entre las nubes.

El punto climático de la leyenda corta de la torre de Babel es cuando Dios hacen que el hombre hable distintas lenguas, con el propósito de que no puedan comunicarse entre sí.